La Rioja, miércoles 17 de enero de 2018
 
Secciones Noticias Servicios
Buscador   - - - - - - - - - -
Desde
Hasta

Categorías   - - - - - - -
Opciones de búsqueda
La Empresa   - - - - - - - -
Contacto  - - - - - - - - - -
» Email
sic@sicnoticias.com.ar
» Teléfono / Fax
54 (0380) 442-8093
» Personalmente
Remedios de Escalada 1362

Inicio » Politica » Noticia completa
01/03/2012   Información General - Maratónico discurso de la Presidenta en la apertura de las sesiones legislativas de 2012
DURANTE MÁS DE TRES Y CUARTO CRISTINA HIZO UN REPASO DE LA GESTIÓN KIRCHNERISTA E HIZO ANUNCIOS
"En Malvinas ni derecha ni izquierda. Malvinas nada más", dijo sobre el conflicto por la soberanía de las islas con el Reino Unido.
"No me va a temblar la mano para tomar las decisiones que haya que tomar", afirmó haciendo alusión la tragedia de Once.
"Le voy a dar instrucción a la ministra de Seguridad, Nilda Garré para prorrogar 30 días más la Policía Federal y ver si en tres meses puede organizar 240 personas con uniforme policial en las líneas de subtes de la Ciudad de Buenos Aires", dijo sobre el fallido traspado del servicio al ámbito del Gobierno porteño.


Destacó que, desde el 2003 a la fecha, el "salario testigo" que fija la paritaria docente nacional "aumentó el 651 por ciento".

"Les pido que me ayuden, nada más que eso", fueron las últimas palabras de la mandataria ante los diputados y senadores nacionales.

La presidenta Cristina Kirchner anunció una reforma de la Carta Orgánica del Banco Central para darle más poder en el control a los bancos, al tiempo que anticipó que propondrá renegociar con Londres la política de vuelos a las Islas Malvinas para que partan desde Buenos Aires y fustigó al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

En un discurso de tres horas y cuarto, el más largo de todos los que hizo ante la Asamblea Legislativa, la Presidenta también defendió la continuidad de la actividad minera en el país y las inversiones y los controles que, según dijo, efectuó el Estado nacional en el sistema ferroviario.

Además, en un golpe de timón en la escalada diplomática con Gran Bretaña por la soberanía de Malvinas ordenó renegociar el acuerdo por los vuelos a las islas: dijo que le propondrá a su par David Cameron que los servicios aéreos a Puerto Argentino aumenten de dos a tres semanales, pero exigirá que se hagan desde Buenos Aires y a cargo de Aerolíneas Argentinas -ahora es llevado adelante por LAN desde la ciudad chilena de Punta Arenas-.

También anunció que el 14 de junio llevará en forma personal el reclamo por Malvinas al Comité de Descolonización de la ONU, reunión a la que invitará a dirigentes de la oposición, ya que subrayó que "en Malvinas no hay ni derecha ni izquierda, es Malvinas, nada más".

Si bien se aguardaban definiciones de la jefa de Estado sobre la situación de YPF, Cristina se limitó a cuestionar el desempeño productivo de la empresa y recordó con elogios la situación de la compañía en los años previos a 1999, cuando las provincias tenían participación accionaria e influencia en el directorio.

En un tramo del discurso en el que subió el voltaje político, apuntó con dureza contra Mauricio Macri por haber rechazado el traspaso de los subtes a la Ciudad: lo acusó de tener una "actitud adolescente" y "de capricho".

De manera concreta, la mandataria anunció que prorrogará 30 días la presencia de la Policía Federal en los subtes para la Ciudad organice una fuerza alternativa que custodie el servicio y acusó a Macri de protagonizar un "bochornoso episodio" en ese caso.

"No se pueden andar devolviendo contratos y concesiones como si fueran pares de zapatos", exclamó.

Cristina Kirchner dijo que instruyó a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para que dé un mes más de plazo "a ver si el jefe de Gobierno porteño puede organizar 240 personas con uniforme policial para custodiar el subte".

Además, la mandataria no descartó que hoy se haya registrado "un lockout patronal" por parte de Metrovías ya que sectores de los trabajadores denuncian que no les permitieron entrar a trabajar.

Por otra parte, en uno de los pocos anuncios de nuevas normas para este año, y tras afirmar que no está de acuerdo con modificar la Ley de Entidades Financieras, anunció que envió un proyecto para poner "punto final a la Ley de Convertibilidad" que todavía fija la necesidad de respaldar el circulante con reservas.

Según dijo, el proyecto apuntará a darle más poder de regulación al Banco Central sobre las entidades financieras.

Puntualmente, la mandataria impulsa la "unificación de la ley de la Carta Orgánica del Banco Central y de la Ley de Convertibilidad".

La jefa de Estado señaló que el Banco Central deberá actuar ahora "no solamente para preservar la estabilidad monetaria, sino la estabilidad fiscal, el valor de la producción, que interactúe con la economía real".

También el proyecto apuntará a "fortalecer el rol regulador de la actividad financiera" por parte del Banco Central, según señaló.

De ese modo, Cristina Kirchner clausuró la posibilidad de modificar la Ley de Entidades Financieras y habló de darle más poder regulador al Banco Central para que, por ejemplo, se pueda controlar a "entidades no alcanzadas" ahora en el rol de contralor de la autoridad monetaria.

De todos modos, señaló que el organismo conducido por Mercedes Marcó de Pont mantendrá la "independencia" con respecto al Poder Ejecutivo y que su presidente deberá contar con acuerdo del Senado, como ocurre en la actualidad.

En forma paralela, la mandataria anunció reformas al Código Civil para permitir los contratos prematrimoniales, agilizar las adopciones, proteger la propiedad de las tierras de las comunidades indígenas y regular la fertilización asistida.

Sobre todos los demás aspectos de gestión, la Presidenta realizó una férrea defensa, incluida la situación de la minería en el país y la política oficial hacia el transporte ferroviario.

En una sesión que comenzó con un minuto de silencio para los 51 muertos del accidente ferroviario de Once, la Presidenta reiteró que no le "temblará el pulso" para tomar medidas en torno a la situación de la línea Sarmiento en caso de que la Justicia determine responsabilidades de la concesionaria TBA.

Además sostuvo que "nunca hubo un pedido para rescindir la concesión por parte de los organismos de control", incluida la Auditoría General de la Nación, que según afirmó, se valió de trabajos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT).

Y al referirse a la tragedia ocurrida en la estación de Once hace una semana, la jefa de Estado afirmó que "si no hubiera tenido que pagar los 19 mil millones de dólares del `corralito` tendríamos los mejores trenes del país".

En cuanto a la actividad minera, Cristina Kirchner la defendió, aunque dijo que va a "exigirles a las empresas cuidado ambiental y reinversión de utilidades en las comunidades" donde tienen sus explotaciones.

La mandataria destacó que hay países como Chile, que basan gran parte de su economía en la minería y criticó una "doble moral y doble vara para medir" por parte de la oposición.

La jefa de Estado también defendió los controles a las importaciones, al advertir que los países centrales son "adalides del libre mercado de sus fronteras para afuera", pero son en realidad "proteccionistas".

Y ratificó que la política de subsidios que impulsó el Gobierno nacional desde 2003 "fue uno de los factores que permitió el crecimiento de los argentinos y de numerosas industrias", al tiempo que defendió sus últimas decisiones de eliminar esos fondos en algunos casos y reorientarlos en otros.

La jefa de Estado dedicó por otra parte críticas a los sindicatos, al acusarlos de quedarse "en una lógica" del pasado y advirtió que "el salario testigo" del sector "ha tenido una evolución del 651 por ciento".

"Han quedado atrapados en una lógica de otro país, el de la Carpa Blanca porque no le daban nada a la educación, en el que le descontaban el salario, donde los maestros se tenían que comprar sus propios materiales porque no tenían libros", advirtió Cristina Kirchner.

La jefa de Estado cuestionó que en las paritarias docentes se pueda "sólo hablar de salario y nunca hablar de qué pasa con los pibes que no tienen clases".

Advirtió que el ausentismo docente en promedio en todo el país supera el 24 por ciento, pero que en algunas provincias -mencionó a Santa Cruz- es mayor al 47 por ciento.

En otro tramo de su discurso, adelantó también que el titular de la ANSES, Diego Bossio, impulsará la eliminación de los regímenes previsionales "de privilegio" que aún quedan en el país.

Por otra parte, le dijo esta tarde a la oposición que "no vale la pena tanta pelea" y le pidió que "no se dejen manejar la agenda por tres o cuatro monopolios a los que les importan un corno ustedes y la Argentina".

Como ocurrió en otros discursos, la Presidenta se mostró emocionada al recordar al ex presidente Néstor Kirchner.

En uno de los tramos, reconoció que por momentos tiene "dudas" sobre "si vale la pena seguir adelante".

"Cuando veo por allí rozagantes caminar y criticar con tanta facilidad a quienes provocaron tanto daño a nuestra economía y a nuestra gente y lo recuerdo a él, créanme que muchas veces tengo dudas si vale la pena seguir adelante", enfatizó Cristina Kirchner. Fuente: 26 Noticias

Usuarios Registrados
Usuario
Clave
¿Cómo registrarse?
Encuesta
Como es la seguridad en La Rioja?
Excelente
Muy buena
Buena
Regular
Mala
Publicidad






  Copyright 2004 SIC Noticias | Todos los derechos reservados
Desarrollo de aplicaciones y sitios web de alta calidad